martes, 3 de abril de 2012

ESPERPENTOS. 5. Un completo, ¡buen provecho!

Dedicado al lector del Esperpento nº 4, que me lo pidió en su Comentario. Yo te voy a proponer una receta cuyo resultado es muy nutritivo. Y muy barato para tiempo de crisis. Y seguro que te luces si se la ofreces a tus invitados.
Primero hay que asegurarse de que el día que la vas a comer sea una fiesta y que haya muchos invitados, porque es fundamental las expectativas que el plato desata entre la concurrencia. Tomas una cola de pescadilla, previamente descongelada. Es importante que lleve en el congelador unos cuantos días, cuantos más, mejor, y desde luego que la compraras ya congelada, nunca fresca porque el sabor variaría notablemente. 
Buscas todos los restos de jamón, preferentemente rancio, que tengas y que además debe estar endurecido. Lo partes en taquitos para que te tropieces con ellos y contraste con la textura del pescado.Cortas también en taquitos un pimiento rojo, para eliminar definitivamente cualquier sabor que te recuerde que la base del plato es pescado. Con todo ello rellenas la cola, que has abierto por la mitad y le has retirado la espina central.
Así relleno, lo introduces en el microondas unos minutos, hasta que se cueza e incluso se debe apurar el tiempo para conseguir que se quede más bien seco, sobre todo las raspas, de manera que se facilite al comensal encontrarlas al comer el plato, antes de que se le claven en la garganta.
Es un plato garantizado para todos: si no te gusta el pescado, no te preocupes, ni vas a notar que está presente. Y si te gusta, vas a conocer un nuevo sabor que seguro desconocías.
Mientras se cuece, se prepara una bechamel, en cantidad generosa, y aquí hay que prestar especial atención porque es la clave del plato. Se entierra literalmente el pescado con ella, se adorna con unas rodajas de aceituna y se sirve. Puedes también ampliar la decoración con rodajas de huevo cocido y gambas también congeladas y cocidas.
Ahí está, un menú completo que reúne lo viejo y lo nuevo, y un abanico completo de alimentos: pescado, carne, hortaliza, leche, harina de cereal, huevos, etc. ¡¡¡¡Un completo!!!! Además es duradero y cunde mucho porque a los comensales que lo conocen se les resiste.
Buen provecho

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que deberíamos completar el diccionario de la RAE con una nueva acepción de la palabra:
esperpento.

(De or. inc.).


1. m. Hecho grotesco o desatinado.

2. m. Género literario creado por Ramón del Valle-Inclán, escritor español de la generación del 98, en el que se deforma la realidad, recargando sus rasgos grotescos, sometiendo a una elaboración muy personal el lenguaje coloquial y desgarrado.

3. m. coloq. Persona o cosa notable por su fealdad, desaliño o mala traza.


4. m. Categoría gastronómica creada por garcileón
(digo garcileon, por lo de la tilde), bloggera (¿o se dice de otra forma?, ya que no lo encuentro en el RAE), en la que se deforma la realidad, recargando sus rasgos grotescos, sometiendo a una elaboración muy personal la transformación de ingredientes culinarios en algo muy apropiado para respetar dietas de adelgazamiento.

Anónimo dijo...

Ha inspirado Ud. un nuevo anuncio del "Cuponazo de la ONCE", el de la ensalada y el "tuperware".