lunes, 17 de febrero de 2014

QUIJADA. El legado. Museo de Albacete

Del 24 de enero al 30 de abril de 2014.
La obra de Alfonso Quijada (1937-1994) es la protagonista de la exposición en el Museo de Albacete, que presenta 33 obras, donadas por su familia, que ofrecen una visión completa sobre las tres etapas de su actividad artística. Forma parte de la vanguardia artística del siglo XX y del lenguaje de la abstracción.
Dado que era farmacéutico y vivía de ello, pudo hacer con el arte, realmente lo que deseaba.
"Mi pintura es abstracta. Yo parto del abstracto, rozo lo figurativo, al contrario que otros pintores que, partiendo del arte figurativo, se acercan al abstracto. Me parece que soy un abstracto nato" (Quijada, 1973)

"Cabeza de mujer": inicio de su aprendizaje artístico, en el que se palpa el academicismo figurativo. Ojos y labios de esta menina están recortados y pegados a modo de collage.
"Me interesaba acrecentar la atención del observador y para ello debía dotar a mi obra de una fuente de misterio que absorbiese por algún tiempo su mente" -afirma Quijada.
Destacan las texturas que trabaja sobre lienzo grueso..
Utiliza muchos materiales diferentes. En esta obra ensambla maderas.

Material: pasta cerámica esmaltada.

Material: azulejos esmaltados 

Composición geométrica en cruz.

Acrílico sobre cajas de cartón.
Materiales introducidos: cajetillas alineadas.
 Introduce un punto rojo, marca de estilo en muchas de sus obras, que da contraste con el resto de la obra. 

Crea volumen con ese elemento metálico en forma de malla.
Interés por la luz. La obra se resalta con ese azul ancla en la parte superior.
Es una figura recortada sobre fondo neutro, gris-negro.
Gama fría de color.

Obra rotunda
Introduce elementos redondos sobre el lienzo para producir volumen.
Gracias a Pascual Clemente por sus precisas explicaciones y la generosidad con su tiempo.