martes, 26 de febrero de 2013

La Muerte repite su visita

En un mes, tres entierros familiares sobrepasan los apuntes aceptables, en el libro de cuentas de Madame Muerte. Para todos ellos, para todos nosotros, escribía su paisano Antonio Machado, versos como los que siguen:
        LA OTRA RIBERA
         Daba el reloj las doce  ...
         y eran doce golpes de azada en tierra...
          ...  ¡ Mi hora ! - grité -...
         El silencio me respondió:
         No temas ...

         Dormirás muchas horas todavía
         sobre la orilla vieja,
         y encontrarás una mañana pura
         amarrada tu barca a otra ribera.