viernes, 14 de junio de 2013

Bomberos: clásicos y modernos

Dedicado a Fausto.

Hay en algunas ciudades chiringuitos que se apilan horizontalmente, uno al lado de otro, en largos paseos al aire libre. El pueblo, amante de estos establecimientos, ocupa rápidamente las mesas, en cuanto el aire huele a primavera; enseguida el aroma de chorizos, morcillas, caracoles y demás viandas, impregna el ambiente. Corre la cerveza, y aumenta considerablemente el nivel de ruido. Y a veces, las parrillas llenas de grasa, los aceites refritos, los plásticos y las prisas de las demandas, dan lugar a ciertos descuidos, que a veces requieren el uso del cuerpo de bomberos. Algo así sucedió la otra noche en las tascas de la Feria (en Albacete) y fue curiosa la atracción del público que dejaron las “tajás” de tocino y el “forro” sobre las mesas en neblina por el abundante humo, para acudir presurosos a observar la actuación de los bomberos: rutilantes camiones con luces parpadeantes, escaleras infinitas automáticas que se clavaban en el cielo, y hombres desconocidos bajo sus cascos, y protegidos con voluminosos uniformes que se afanaban en la extinción del incendio.

Inmediatamente recordé un curioso fragmento de una obra de cuidada belleza. Me refiero a Industrias y andanzas de Alfanhui de Rafael Sánchez Ferlosio, de la que reproduzco el siguiente fragmento:
VIII. DE LOS BOMBEROS DE MADRID
Un día Alfanhuí y don Zana vieron un incendio. Una mujer en un balcón daba gritos desgarrados. Por las grietas de la casa, salía humo. La gente se juntó en torno de la casa. A lo lejos empezó aoírse la campanilla de los bomberos. Luego, llegaron esplendorosos por el fondo de la calle, con su coche rojo escarlata y su campanilla dorada y sus cascos dorados, limpios y refulgentes. Traían los bomberos una alegría de fiesta. Había en aquellos tiempos, en Madrid, muchos niños que querían ser bomberos. Fue una época pacífica y los niños heroicos no tenían otro sueño. Porque el bombero era el héroe mejor de todos los héroes, el que no tenía enemigos, el más bienhechor de los hombres. Los bomberos eran buenos y respetuosos, dentro de sus grandes mostachos, con sus uniformes de héroes cívicos, con sus yelmos como los griegos y los troyanos, pero ecuánimes y corteses, gordos y bondadosos. ¡Honra a los bomberos! Desde otro punto de vista, eran los grandes amigos del fuego. Había que ver la alegría con que llegaban, el entusiasmo de su faena, el júbilo de sus coches rojos. Rompían con sus hachas mucho más delo que había que romper. Hartos de su interminable quietud, les embriagaba la alarma, las llamas les enardecían y llegaban eufóricos al incendio. Ponían en marcha su mecanismo de pura actividad y depura prisa. Vencían al fuego, tan sólo porque le demostraban una mayor actividad y una velocidad mayor. Y el fuego humillado, se retiraba a sus cavernas. Ellos conocían este secreto, el único eficaz contra las llamas. Ganaban al fuego en aquello en que más se tenía por grande: en movimiento y escenografía. Le humillaban. Todos los ojos se volvían hacia ellos; el fuego, nadie lo miraba ya. Corrían menos que una persona normal, pero corrían canónica y gimnásticamente; pecho afuera, puños al pecho, la cabeza alta, levantando mucho los pies del suelo y las rodillas hacia afuera y nunca tropezaban unos con otros. Por eso todo el mundo decía:
        ¡Qué bien corren!
Nunca sacaban a nadie por la puerta, aunque pudieran, siempre lo hacían por las ventanas y por los balcones, porque lo importante para vencer era la espectacularidad. Bombero hubo, que, en su celo, subió a la joven del primer piso, hasta el quinto, para salvarla desde allí. En cada piso había siempre una joven. Todos los demás vecinos salían de la casa antes de llegar los bomberos. Pero las jóvenes tenían que quedarse para ser salvadas. Era la ofrenda sagrada que hacía el pueblo a sus héroes, porque no hay héroe sin dama. Cuando llegaba la hora del fuego, toda joven conocía su deber. Mientras los demás huían aprisa con los enseres, ellas se levantaban lentas y trágicas, dando tiempo a las llamas, quitaban de su rostro las pinturas y los afeites, soltaban las largas cabelleras, se desnudaban y se ponían el blanco camisón. Salían por fin, solemnes y magníficas, a gritar y a bracear en los balcones. Así lo vio Alfanhuí aquel día, así sucedía siempre que había fuego. Sucedía siempre lo mismo porque era un tiempo de orden y de respeto y de buenas costumbres.